lunes, 2 de junio de 2008

ESTA NOCHE

Esta noche encontré la muerte en tus brazos,
aquellos que cálidamente apagaron mis latidos,
esta noche encontré el odio... revuelto con tu saliva;
por ti ya he dado mi vida.

Hoy fue el amargo amanecer de nuestra lejanía,
soy un esclavo de la libertad;
¡Libertad perversa de muerte! y encierro sin salida,
hoy fue, el eterno atardecer;
entregándome a mi muerte viva.

Ayer estuvimos atados, sin tocarnos hablamos,
en los gritos perdimos nuestras almas,
esta noche debemos separarnos
nuestras vidas se han alejado de las almas muertas.


1999