lunes, 2 de junio de 2008

MICHELLE

Mi cuerpo fatigado yace a tus pies,
tirado en el terzo asfalto, mientras,
la gotera de sangre libera
las últimas gotas de mi amor por ti.

Con lacrimoso tormento río en mi mente
observo el paisaje que alguna vez te obsequié,
liberando venas que se obstruyeron a tu aparición;
¿Recuerdas como te amé?

Cronológicamente no vendría tu deceso,
me abandonas adelantando tu tiempo,
derrochando lágrimas de quién te amo,
espera, no tardo y no imperes desesperación,
te amo... eternamente.


2003