jueves, 30 de octubre de 2008

II...

¿como me pides amarte?
si he comenzado a desollarte hoy,
ahora, sin lamentos, mueres en mi corazón
tu rostro borroso ahora,
dejando a la deriva tu vida,
mi alma, las vísceras, la sangre,
tus santos, tu peste.